Mitos del viejo oeste

Mitos del viejo oesteEn la zona suroeste de los Estados Unidos se cuenta una historia aterradora. Era el tiempo en el que los vaqueros aún dominaban gran parte del territorio. Por obvias razones la ley de aquellos condados era ejercida por los alguaciles y los Sheriffs.

El sheriff McAllen siempre iba acompañado del alguacil Wilson. Sin embargo, a este último lo habían asesinado hacía una semana, con lo que tuvo que ascender a un subalterno que apenas llevaba un par de meses resolviendo asuntos de la ley de menor índole.

En uno de sus rondines, McAllen se dio cuenta de que había una tienda de campaña colocada en un área restringida.

– ¡Hay que quitar esa tienda de campaña ahí Jones, acérquese y dígame si aún hay gente adentro!

– Si Sheriff, se trata de una pareja que vino a celebrar su aniversario de bodas. Yo no creo que causen ningún problema. ¿Por qué no nos vamos y los dejamos a solas únicamente por esta vez?

– ¿Qué? ¿Y dejar que alguien viole las leyes en mi territorio? Si usted no quiere hacerlo Jones, lo haré yo mismo.

El Sheriff se acercó a la tienda de campaña y obligó a los jóvenes a que salieran inmediatamente. El hombre fue el primero en aparecer. Al verlo el hombre de la estrella en el chaleco le dijo que quedaba arrestado por invadir propiedad privada.

Le ató sus manos con una cuerda y lo subió a su caballo. En eso estaba cuando escuchó la voz de la mujer que aún permanecía en la casa de campaña, quien le dijo con una voz sumamente aguda.

– Si quiere que yo también vaya a presidio, tendrá que sacarme usted mismo. El sheriff se molestó muchísimo e ingresó a la tienda sólo para encontrar que la mujer se había transformado en una horrible bruja. La dama pronunció unas palabras y el cuerpo del representante de la ley quedó convertido en polvo.

Hay pocos mitos sobre brujas en el viejo oeste. Sin embargo, los que perduran son tremendamente escalofriantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *