Leyendas cortas que dan pánico En el establo

Leyendas cortas que dan pánico En el establoEn la actualidad mucha gente que vive en zonas urbanas, se ha olvidado casi por completo de que anteriormente el medio de transporte preferido por las personas no era otro que el caballo.

Sabiendo esto, era fácil deducir que familias enteras que contaban con un capital considerable, decidieran invertir en el negocio de los equinos.

Sin embargo, lo lamentable de este asunto es que con la llegada de la modernidad muchas de estas construcciones terminaron literalmente en ruinas. Hace un par de meses, un amigo me contó que cerca de la comunidad de Santa Cecilia había un establo enorme que se hallaba completamente abandonado.

Nadie había entrado a esa construcción durante años, ya que los lugareños con frecuencia comentaban que el capataz que trabajó ahí por más de dos décadas, había asesinado por lo menos a ocho de sus subalternos.

Los pocos que se atrevieron a llevar a cabo una investigación seria, terminaron muertos. Una cosa extraña es que invariablemente los cuerpos de los investigadores fueron encontrados a las orillas del pantano, atados de pies y manos.

Una vez más, la policía acudió al domicilio del capataz para mantenerlo en custodia mientras se reabriera el expediente del caso. Sin embargo, cuando se disponían a arrestarlo, vieron cómo ese individuo se disparaba en la cabeza con una pistola calibre 9 mm.

En un piso falso que había en la planta baja, los gendarmes hallaron una libreta con el nombre de las víctimas y un calendario en el que el asesino marcaba fecha exacta del deceso.

De igual forma encontraron unos planos de una máquina similar a la que se utiliza para crear pacas de paja. Digo similar porque se aprecia que en vez de implementos para formar los fardos de hoja seca, tenía instrumentos que trituraban los huesos.

Este relato de horror se suma a las miles de leyendas cortas que dan pánico y que hoy en día se pueden encontrar en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *